domingo, 28 de enero de 2018

Soledad compartida




Con poca luz acomodo el silencio
en mis manos.
El otoño esparce follaje mientras camina.
Los árboles apuran apuran la caída de sus hojas
como si saldaran una cuenta infinita.
Se ha roto la armonía.
El olvido guarda silencio.
-enigma de la respuesta-
Se abandona mi garganta
a preguntas que no confiesan miedo
en este paisaje de melodías
y soledad compartida.
Las hojas secas se adhieren a mí
-me visten de cenicienta-
con la perfección de lo imposible.




De la Antología, Nuestra voz
Colección Witold- Editorial Tersites
ISBN 978-987-3682-04-9
Imagen Faiza Maghni


sábado, 27 de enero de 2018

Poema dos





La lluvia no fue dicha hasta caer
pálida entre nombres diferentes.
Rostro de historias frente al fuego.
En la ribera
arena y sueños aún sin ser soñados
conviven con las cosas queridas.
Las ramas en flor de los naranjos
y esas vivencias de geranios y patios.
Un corazón sonámbulo arranca pétalos
del trébol que viste de margarita.
En la playa, mirando al enigma futuro
siento el canto de la brisa en el pecho.
Amanece
en los ojos de los pájaros.
En la ribera húmeda del alma
sobre flores marchitas de ilusiones
un ánfora se vacía de memoria
Atesora gestos en la geografía de mis manos.
Se hace larga la espera cuando el barro descansa
y el trigo impacienta la tierra porque duele todavía.
Lo anunciado
no debe ser escrito. Es memorable.

Poema Dos de "En la Geografía de mis manos"
Cecilia Ortiz 2001 - ISBN 987-1009-03-8

imagen Elena Kalis Underwater Photos.

jueves, 29 de mayo de 2014

Ventana

 
 
Tomada en Segovia- Casa de Antonio Machado

Me hace palabra


Ante el mar


Surge el poema


Hábeas Corpus V


Hábeas Corpus IV


Hábeas Corpus III


Hábeas Corpus- II


Hábeas Corpus - 1


miércoles, 4 de septiembre de 2013

Poema






                             Un poema hecho al estilo "la novela de la poesía" creando personajes que interactúan

 
 
 
Te amordacé en un exilio,
cocí las mentiras a tu boca
los gemidos de tus labios extraviados,
tus miradas de renacimientos,
las de tu cuerpo desnudadamente ingenuo
con tus manos abiertas de esperanzas,
y tu mente de regazo para los refugios
y tu rostro de lluvia fresca en cada encuentro,
los disimulos de tu amor sin empeños
tu piel de brasa después de la entrega,
las sombras encendidas de las noches
cuando a solas sentir era el único verbo.

                                              
                                               Golpeo el tajo asesino en tu espalda
                                               pregunto  sin mirarme a los ojos
                                               por qué fui exilio de alambre
                                               y bebí el último trago desnudadamente
                                                             fría por última vez                 
                                              (te disparé y cubrí de sombra mis ademanes)

                                               Puse rumbo a otra boca con piel de enigma
                                              -te dejé inmóvil-
                                               Fui hasta el borde de mi cintura.
                                              Por el norte de mis piernas
                                                           me abordó la insinuación .

                                              

                                            
Tejí tus recuerdos en un sudario
sin tiempo y sin más alientos,
pinté mi vista del color de la negrura
para cegar la luna hasta en mis sueños
y seguir los pasos como a rastros.
                                          
                                           
                                            Cayeron los cerrojos de una región que cegaba
                                            y acaricé con manos encendidas.
                                            Fui brasa ardiendo en caída libre
                                                          sobre hielo
                                            lo recorrí desvestida de miedos
                                            mojé sus ojos con mis ardores
                                            para cegar la luna con trozos de espejo
                                            Sé que palpité sin aliento
                                                         segundos frente al presente.

                                           Mi presente ya estaba poblado de olvidos.
                                                         (miento sobre ruinas y arena)

                                           Miento. Me derramo cada tarde
                                                         en brazos que desconozco.

                                                                                              C.O.
                                                                                        Cecilia Ortiz- Argentina
                                          
Ahora golpeas a la distancia
rasgas la memoria con trozos de espejo
y dices, ya me olvidaste?.

A.R.P.
Alejandro Rivadeneyra Pasquel- México



Adagio


Dos voces y un poema




 

domingo, 4 de agosto de 2013

El trébol y el viento


 
 
 
Carmen Membrilla Olea – España

Cecilia Ortiz- Argentina



Estoy triste

                                    -cielo y nubes no existen-

cruzo el brillo del invierno

por donde el frío es inmóvil

                                    elevo mi voz

                                    es un punto sin tonos melodiosos

Encuentro el secreto del trébol

                                    (el secreto no huye

                                    se fortalece)

y desde el laberinto rojo

te entrego el viento

                                  - siempre

                                   en  vuelo cósmico-

Es tu turno

                                   (Por el vínculo hecho

                                   es tuyo y mío )                              

 Es tu nieve

                                   -Seremos trébol y viento

                                   sobre nieve indestructible-

Es tu exilio.

                                   -Es mi exilio- tu exilio-

                                   -nuestro exilio-

 

 

 

 

viernes, 2 de agosto de 2013

Confluencia Latina




Cecilia Ortiz- Alejandro Rivadeneyra Pasquel

Argentina                            México

 

 

 

 De pronto aunque duela

y nadie escuche

los límites de estas horas

le hablo a mis duelos

al río desvelado de la historia

a los ojos

que se cansan de habitar

esta desembocadura

de tiempo en rebeldía.

 

©Cecilia Ortiz

 

 

De vez en vez, la humedad se asienta

como remansos vívidos del pasado

espejos de cara a la luz, noctámbula

reflejo de agua en las pupilas

que nunca desertan

que mascullan promesas

de la nada.

 

©Alejandro Rivadeneyra Pasquel

 

 

 
De luz a nostalgia

la noche deambula

se hace promesa

de aquello

de esto

de un para qué.

 

Anda sobre la niebla

desdibuja sombras

aquí

después

sin tregua.

 

No me domina

desconoce lo que sé

de mí.

 

© Cecilia Ortiz

 

 

Desconoce tu alma de concierto

tu reflejo entre espejos encontrados

en la intimidad de unos juegos umbríos

traslúcidos solo para tu mente de niña.

Omites tus tacones las medias y el perfume

a la espera del viento en las ventanas,

esa ilusión de lluvia noctámbula,

sobre un cuerpo ardiendo entre sus versos.

 

 © Alejandro Rivadeneyra Pasquel

 

 

 
Camino sobre esta  tierra frágil

no busco milagro

viento irracional

secretos

voy de espiga a flor

de relámpago a lejanía

 

me espera la memoria

la que no da marcha atrás.

 

Soy el gesto de mi madre

los ojos de mi padre

la voz que el poema abre.

 

Guardo en los bolsillos del alma

la niña que fui

la que se levanta siempre

de la caída.

 

 © Cecilia Ortiz

 

 

Camino en puntillas

a 10 centímetros del suelo,

para no sentir el hielo entre mis dedos

ni respirar a fondo,

pero confío ser un milagro

en los brazos de mi crío.

A veces fui sol de los venados

permutando pasión por horizontes,

antes de deshojar palabras

que me han tendido al silencio.

Mi Madre es un oratorio de besos

mi Padre una partitura sin tiempo.

Yo corro por los colores y los versos

de los paisajes que me encuentro,

pero soy más sombra y más fuego

cuando me callo por completo.

 

 © Alejandro Rivadeneyra Pasquel

 

jueves, 1 de agosto de 2013

Celebro


En rebeldía


Tiempo y espera


Pleamar


Mariposas


Mujer


Barco y luna


Bajo la lluvia


Lo que sé



Camino


Danzo en rojo


Brújula


Aunque duela


Me pertenece


Horizonte


Plumas


Corola