jueves, 19 de agosto de 2010

En la geografía de mis manos 2



Dos


La lluvia no fue dicha hasta caer  pálida entre nombres diferentes.
Rostro de historias frente al fuego.
En la ribera    arena y sueños aún sin ser soñados
                     conviven con las cosas queridas.
Las ramas en flor de los naranjos
                     y esas vivencias de geranios y patios.

Un corazón sonámbulo arranca pétalos
                    del trébol que viste de margarita.

En la playa, mirando al enigma futuro
                    siento el canto de la brisa en el pecho.

Amanece      en los ojos de los pájaros.
En la ribera húmeda del alma
                    sobre flores marchitas de ilusiones
                    un ánfora se vacía de memoria
Atesora gestos en la geografía de mis manos.
Se hace larga la espera cuando el barro descansa
y el trigo impacienta la tierra porque duele todavía.

Lo anunciado
no debe ser escrito. Es memorable.



Lo anunciado

Es tiempo de palabras      inquietantes mensajeras
ueños que agigantan la indiferente noche
          esperanza embestida y acechada.
Época de olvidos vanamente invocados
          perderse en cicatrices rugosas del camino
          tardes sorprendidas por el gesto de la lluvia.
Espacio de sombrías nubes coronando ideas
                  preguntas que son falsas respuestas
                  peligros disfrazados de mártires.
-Canción que la memoria no retiene-

Es el momento que ofrece mutarnos en rencores
                 escuchar el silencio que calla, cómplice
mirarnos en un espejo frío de locura
            hasta que se alteren los ojos sonámbulos.

Alguien rescatará los náufragos del desierto.
-El corazón que ruge en un costado-
Llegará el tiempo de arrancar máscaras
            y afirmar lo anunciado al abrirse las aguas.

El torrente de venas galopará el cuerpo
                 atravesarán los labios el puente de la dicha
                 unidos al constante pulso del viento.
Una promesa se detiene en el umbral de la espera
el sol abre sus manos
           y nos cubre.

® Cecilia Ortiz

(Imagen:  Rosa amarilla por Manuista en Flickr.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada