domingo, 14 de noviembre de 2010

Zona de fuego/ la palabra - Séptima ola







Séptima ola: se vacía de voluntad para grabar estas palabras
                         /soñemos todos los sueños

                                                          

1



   De corales espumosos y confundidas olas
                              se vacía  la voluntad
                              de mi bautizada sangre.
   Grabo estas palabras
                              en el grito que al principio
                              fue silencio.
   Utopía, piedras y espigas
                              en una tierra desangrada.
   Y me hablabas de esplendores
                              gloria, estrías y esperanza.
   Ahora buscas presagios
                              deletreas en memorias
   las sorpresas de aquellos nombres
                              asomados tras rejas lacerantes
                              y obstinadas.

   De corales espumosos y confundidas alas
                              se llenaron las manos
                              -surcadas por venas de misterio-
   Tu boca entre todas las bocas
                              canta pájaros de fuego
                              confunde la vida.
                              Hace temblar al rocío.
   Invades los espejos
                              te abrazas a los cuerpos
                              provocas heridas
                              que tejen una metáfora.

   ¿Dónde habitarás si nos vamos?
   Si dejamos el silencio existiendo
                              fundido con el mundo.

   De corales espumosos y confundidas voces
                              el sonido es pausa
                              látigo de vida
                              círculo ausente
                              laberinto en el deseo.
   Retazo de historia
   en la gran existencia
   sin gente adivinando signos
                              del otro lado de las sombras.
   ¿Dónde habitarás si nos vamos?

   Cierro puertas, ventanas
   arrojo llaves. Nada queda.
                              No tendrás rehenes
   en las huellas de mis hermanos
                              tus armas perdidas en el olvido
                              no sobrevivirán
   ni al sol
   ni al pan hecho migajas.
                              Serás peregrina en tu miseria
   ceniza, polvo, deuda.
   Quedarás oculta en el secreto
   entre ídolos destruidos.
  
   ¿Dónde habitarás infecunda guerra?
                             
   2

.

  Delante de mis ojos las olas regresan al horizonte
                              como una utopía donde el color de la piel
                                   unifica al mundo
                              sin usar trajes vestidos de razón
en el esplendor de la libertad
                              sin el lenguaje encorsetado
                              ni el razonamiento estrecho y vertical.

                                       
3


  El itinerario de mi voz
                              no encuentra el momento propicio
                              para la libertad.
   Parece cubierto por una apariencia de polvo.
   El límite locuaz aplaza el tiempo
                              regresa, espera, no huye.
  
   Son los ojos del sueño, de lo que no existe
                              pero cabe en la esperanza
                              en las noches desveladas
                              en las cosas que duelen.
   Entre el mar y el cielo
                              el mundo arde a mis pies.
                              Quiebra la atmósfera.
  
   Algo agazapado en el límite
                              de mi voz
   busca la sirena del mascarón.
                              Proa a un día de recuerdos
                              esas agonías, aquel desencanto
                              esos pájaros que buscan una tierra cálida
                              niños soñando riqueza y poder.
   (La luna se rompe detrás de las ramas)
                              -El cielo es un pedazo de tela azul-
   Una palabra fuerza la cárcel.
   Mi boca abierta tienta sus letras
                              que se deshacen al volar
                              y no puedo saber
                              cual fue la aventurera
   que desafió al silencio buscando qué decir.


  4


Delante de la séptima ola
                               la seducción del mar besa el horizonte.
                                                            Es una ilusión.
                              El horizonte nunca está donde lo veo.

   Late un renacimiento
                              en la constante marea.

   Quiero regresar con una piel nueva.

   Tendría que nacer
                              con una desobediencia a la caída.

   Aprender a leer
                              en la curvatura de un relámpago.
                              Ser como el mandato del mar
                                          ola que vuelve.

   Pero es inevitable, soy río
                                          también en la esperanza.




® Cecilia Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada