domingo, 14 de noviembre de 2010

Zona de fuego/ la palabra - Tercera ola


Tercera ola: sobre arenas inciertas se acerca a la bahía de mi boca


    1
  
   En el fondo de mis ojos el sol se ahoga lentamente
   enciende mi piel y convierte en hoguera
                                       la memoria.
   La tristeza escondida como una alimaña
                              se alimenta de recuerdos.
   Reverbera la luz bajo pestañas que encierran
                              -espejo quebrado, aliento inquieto-
   palabras nostálgicas caen en la bahía de mi boca.
   Tal vez un sueño absurdo -amarillo influjo-
                              alborota pliegues en la frente
                              pule una calle azulada y nueva.
   Hasta mis párpados cargados de sombras
                              sube el latido de mi corazón         
                                       -de muchos corazones-
                              sueños diferentes, necesidades similares
                              se estrechan, hacen un solo sueño.
    Angustia indefinible entremezclada de historias distantes.
                              Están escritas en los libros
   recubren de verde las estatuas que representan farsas.
   La hipocresía, tantas veces faro que el mar no salpica.
   El dolor surge como un entrañable amigo
   es luz, pies descalzos, ojos tristes
                              alguna frase incomprendida.
   El mismo sentimiento que angosta al mundo
                              se detiene en mis manos
                              y vacía mi lengua de palabras.
   La tristeza escondida en el fondo de mis ojos
                              se mira las manos pequeñas
                              ahueca su voz, grita.
   Huyen pájaros por el largo túnel de la vida.
   Tal vez un sueño absurdo
                              es mutismo orgulloso, viento frío, risas antiguas.
   Todo mi cuerpo es un hueco que guarda cicatrices
                              posesión de la nada
                              línea oscura, zona de fuego
                              largos ríos de sed
   vivir en blanco, sin antes, sin después.
   El sol se ahoga lentamente
                              en una envidia ignorante
                              tiembla la tarde, aprisiona pájaros y rosas
   atraviesa con alfileres la colección de mis lágrimas.
   La sombras resbalan, pisan arena incierta
                              me cubren como jamás lo hizo la luz.
   Cierro los ojos, la pendiente húmeda y curva
                              acomoda los párpados
                              esconde alguna visión incomprendida
                              convierte en hoguera mi  presencia.

      
                                            


    2

   Boca y labios fracasados.
   Ojos y pestañas/ líneas febriles
                                                se recuestan bajo las pupilas.
   Mirada. Fuga de visión
                              atrapada en el vuelo.
   Arde una palabra -impaciencia-
                                                encendida, casi azul
                              juega en la lentitud
                                                aletargada.
   No puedo decir
   -el silencio pesa-
                                                (es búsqueda silente)
   Por dentro letras
                              semillas despiertas
                                                desordenadas.
   Afuera un gesto (torrente marchito)
                              el labio entre dientes
                              y la pesada idea
                                                gira, espera.
                                                Nada detiene su niebla.
   Brota sangre de la herida, muda y ardiente.
                                                Marcas profundas
                                                echan a volar tras un milagro.
                              El labio cubre al otro
                                                disimulo sin imagen.
                                                No alcanza, es melancolía.
   Tengo la boca presa
                              sufre el ardor
                              de unas palabras -hijos sin parir-
                                                (solitarios caminantes de la tristeza)
   El tiempo se pliega, no hay instante de dicha.
   Quema y duele
                              ojos y pestañas
                                                cárcel para un sueño que ha volado
                                                y se escurre sin lágrimas.  



© Cecilia Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada