domingo, 14 de noviembre de 2010

Zona de fuego/ la palabra - Segunta ola



   Segunda ola: Palabras en conflicto
                                       han pasado gaviotas por mis ojos
                                                                       

         1


Mundo
atisba mi boca anodina, dispara su propio símbolo
                                 la voz atrapa sonidos, los mastica, habla
          urdida una trama mi corazón arrumba discordias.

anula mis confundidos fantasmas, razonan con otra voz
faltan y sobran
historias oficiosas, blancas, inmaculadas.

olvida mi voz, murmura cautiva por las circunstancias.

oculta mi callada victoria
(tan callada y sin rostro)
       como diáfana luz -la misma sin duda- conocida
por la única razón
Vivir

   simula mi acto, no hay salvación.
        Alarma la altiva circunstancia: soy crucificada
    aún sin cruz y con los brazos caídos.

      compara mi afonía, hablo a solas, lloro acompañada
por algo similar a una lágrima
-mariposa salvadora-

                              abarca mi ánimo, mis fisuras y mi intimidad
aparta polvo, traza un camino
soy criatura sin júbilo, con sol y borrascas.

                              busca mi ciudad atrapada con otra gloria
conozco la amargura, mi voz la soslaya

                              disimula mi fatiga, bajo antiguo blasón
                                                                                  la palabra.

Mundo
                              toma mi mano, analiza los surcos
obviando distancias, no hay traducción ni sino
                                     sufro la provocación -forjada trampa-
parábola sin cruz dolorosa
mi garganta ansía clamor
traduzco la paz nacida fundando una visión
-dilata su cono mi oído para vivir palabras-

       analiza mi cara, mira sus arrugas
la boca suspira, sólo canta al paraíso
todavía un último sol acompaña
una franca sonrisa (la ola sombría no implora, camina)
mojada mi faz, soy rocío
bulbo arraigado a su raza
-no hubo una sílaba unida a mi dorso agobiado-

                                 abraza mi alma, soy icono hundido
bajo la antorcha
para saciar su pasión -susurro porfiado-

                                  ata mis cabos, mis fallas y mi apodo
junto a mis manos, la boca y una ambición
no atribuyas cansancio al mutismo

                                   guarda mi figura y olvida
sacrifico mi confianza, murió una paloma
ya no hay brazos -mis brazos-
tampoco labios, han pasado gaviotas por mis ojos
oigo la música rigurosa
una migaja salada crispa la garganta.

Di una ficción
                                   para oír otra historia


                                                                     

2


   Mis ojos callan el silencio
                              traducen de la sangre
                              palabras mudas.
   .Mi sangre se aferra al cauce
                              deslizándose bajo la nostalgia.
   Estoy en tinieblas.
                              Desprendida de voluntad
                              se abre una flor en el misterio.
                              Un pétalo aterido busca calor.
   Todavía duele el credo
                              en la fórmula imposible
                              que vuelve a latir.
   .Ese embrujo que ata mis pies
                              con lágrimas cómplices.
   Alguien murmura un canto
                              sobre la grieta que alguna vez
                                                fue mi boca.
                              -melodía ceñida a mi nombre-
   En el altar ofrendo
                              labios ungidos de dolor.
                              Pliego con cuidado el sentimiento
                                                exhalo sobre él la realidad.
   Quiebro el silencio
                              libero la ausencia
                              cumplo con la ceremonia
                              de construir fantasmas.
   Apenas soy testigo
                              de la seducción que acaba.
   En el borde filoso de un puñal
   una lágrima se inmola.
                             

® Cecilia Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada