domingo, 14 de noviembre de 2010

Zona de fuego/ la palabra- Sexta ola




Sexta ola: gota a gota, incierta
                     hasta que nazca la marea

  
   En el extremo de la palabra y el tacto
   calla la voz en mi boca
                              que sólo responde lágrimas
                                             -en la dormida ventana de papel-
                              saqueo de raíces, vértigo de luz
                              espalda de sombra, último vacío.
  
   No me pertenece el paraíso, tampoco el cristal
                              del sosiego que escapa
                                             -destierro y acecho-
   Crece esa piel irreversible
   cubriendo la imagen de los huesos.
   Forma un cuerpo, abre los ojos
                              entorna pestañas sobre azules deseos
                              bajo verdes plegarias
                              ciñe grises ilusiones
                                             sostiene silencios erguidos.
   Soy testigo. Creo un poema
                              para apresar agua en mis manos vacías.
                                             Cántaros transparentes
                                             surcados por ríos sin sangre
                                             que llaman al azar
                              buscan nutrir  el latido
   -océano dentro del cauce de mi garganta-
   Transforma el don de estos genes
                              en otro tiempo.
   laberintos prisioneros que no duermen
                              arena besando oleaje
                              memoria en busca de herencia
                              aroma a insomnios lejanos.
   Nada recuerdo.
                              Desvanezco en perfume, silencio adentro.
                              Nada recuerdo
                                             me transformo en final
                                             en punta de tacto
                              en dedos que exploran la palabra
                              no aferrada a mi plegaria.
   Manos que resbalan por el último gemido
   apresado en la pared silente
                                             cada vez más alta.
   Poema, aliento, piel irreversible
   sigo el trayecto del calendario
                              eterna migración que me convoca.


® Cecilia Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada