jueves, 9 de diciembre de 2010

Gaviota herida



                        Esclava            en océano de iguales
                        sofocada
                        lenta su  respiración   en esta hora imprecisa
                        mi gaviota ha sido herida
                        una flecha absurda
le llenó los ojos y el corazón de bruma
alguien dijo su nombre   tres veces
            (un niño de boca risueña)
con el mar en el pecho
no es posible sobrevivir al deseo de la carne
-cómo habrá sido su día ayer-
mi gaviota escribe en los harapos del camino
            ve la tierra ensangrentada
                                   y no sufre
            mira puertas cerradas para siempre
                                   y no entiende
            se olvida de los surcos repletos de sueños
                        (para ella son semillas exquisitas)
No  responde
herida como está          espera
            nuevas fuerzas
                        para no volar a tientas.



® Cecilia Ortiz
Libro secreto 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada