miércoles, 4 de septiembre de 2013

Poema






                             Un poema hecho al estilo "la novela de la poesía" creando personajes que interactúan

 
 
 
Te amordacé en un exilio,
cocí las mentiras a tu boca
los gemidos de tus labios extraviados,
tus miradas de renacimientos,
las de tu cuerpo desnudadamente ingenuo
con tus manos abiertas de esperanzas,
y tu mente de regazo para los refugios
y tu rostro de lluvia fresca en cada encuentro,
los disimulos de tu amor sin empeños
tu piel de brasa después de la entrega,
las sombras encendidas de las noches
cuando a solas sentir era el único verbo.

                                              
                                               Golpeo el tajo asesino en tu espalda
                                               pregunto  sin mirarme a los ojos
                                               por qué fui exilio de alambre
                                               y bebí el último trago desnudadamente
                                                             fría por última vez                 
                                              (te disparé y cubrí de sombra mis ademanes)

                                               Puse rumbo a otra boca con piel de enigma
                                              -te dejé inmóvil-
                                               Fui hasta el borde de mi cintura.
                                              Por el norte de mis piernas
                                                           me abordó la insinuación .

                                              

                                            
Tejí tus recuerdos en un sudario
sin tiempo y sin más alientos,
pinté mi vista del color de la negrura
para cegar la luna hasta en mis sueños
y seguir los pasos como a rastros.
                                          
                                           
                                            Cayeron los cerrojos de una región que cegaba
                                            y acaricé con manos encendidas.
                                            Fui brasa ardiendo en caída libre
                                                          sobre hielo
                                            lo recorrí desvestida de miedos
                                            mojé sus ojos con mis ardores
                                            para cegar la luna con trozos de espejo
                                            Sé que palpité sin aliento
                                                         segundos frente al presente.

                                           Mi presente ya estaba poblado de olvidos.
                                                         (miento sobre ruinas y arena)

                                           Miento. Me derramo cada tarde
                                                         en brazos que desconozco.

                                                                                              C.O.
                                                                                        Cecilia Ortiz- Argentina
                                          
Ahora golpeas a la distancia
rasgas la memoria con trozos de espejo
y dices, ya me olvidaste?.

A.R.P.
Alejandro Rivadeneyra Pasquel- México



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada