lunes, 9 de julio de 2012

Tengo un pez






                  que navega mis torrentes
       un pez blanco    bien blanco
       se alimenta
                  de mi mala sangre


      la convierte
                 en orquídeas salvajes.


     Por la noche
                abandona mi cuerpo
                cubierto de escamas en plata
    llega al río
               que
               marrón    lo aguarda
   y
   navega otras aguas
   aumenta de tamaño
   suelta aire y suelta y suelta
              el aire que con sórdida esencia
              se detuvo (intrépido)
              por debajo de mi piel
   sin aviso   sin malicia   sin sentido.


   Regresa
             apenas mis pestañas
             aletean
             al borde del amanecer
   y
   otra vez
   mi pez blanco    bien blanco
            navega por mis torrentes.

   Me navega.



© Cecilia Ortiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada